HISTORIA DEL BALLET: el leotardo

El leotardo fue diseñado y popularizado en el siglo XIX por el famoso acróbata francés Jules Léotard y de él se tomó el nombre.

En un principio, él usaba un traje de cuerpo entero muy ajustado sin mangas que cubría las piernas y la mayor parte del torso, para mostrar su musculatura. Fue adoptado pronto por gimnastas y trapecistas, porque permitía libertad de movimientos en los actos acrobáticos.

Como traducción directa de la palabra en inglés leotard, denomina a toda prenda ceñida que se utiliza para cubrir el torso, con énfasis en el pecho, pubis y nalgas. Bien puede ser con mangas o sin mangas, pero siempre ha de extenderse hasta las coyunturas de los muslos. En este sentido es de idéntico corte que el swimsuit o traje de baño (bañador en España) de una pieza.

Es predominantemente utilizado como prenda principal de la vestimenta para el ballet, generalmente acompañada con mallas de nylon (leotardos en España). Así, el leotardo cumple con una triple función de abrigar el torso, mostrar el contorno de la musculatura corporal y sostener por presión en la cintura a las mallas. Éstas (leotardos en España) a su vez abrigan las piernas y muestran el contorno de la musculatura en las piernas

El leotardo en el ballet es generalmente fabricado con algodón, nylon, spandex o una combinación de estos materiales. Viene en diferentes colores, los cuales suelen ser establecidos por los maestros de ballet para distinguir los niveles de enseñanza. Pero el color básico del leotardo es el negro.

Durante los años 1970′s y 1980′s el leotardo fue extensamente utilizado como vestimenta para los ejercicios aeróbicos, siendo eventualmente desplazado en los 1990′s por pantalones lycrados de corte similar a los utilizados en los uniformes de ciclismo y en los 2000′s reemplazado completamente por los pantalones sudaderas y los jeggings, que son una prenda ceñida para cubrir las piernas hecha a base de spandex y denim que tienen la apariencia de los jeans.

Los leotardos deben estar siempre pegados al cuerpo para evitar que se enganche cuando el bailarín está realizando su trabajo. Estas piezas increíblemente versátiles vienen en una gran variedad de diferentes colores y estilos.

Los bailarines de ballet masculinos utilizaban un leotardo completo y encima se ponían unos shorts, hasta que un bailarín ruso, llamado Vaslav Nijinsky, se quitó los shorts en un espectáculo de ballet a principios del siglo XX. Desde ahí los hombres empezaron a utilizar los leotardos sin shorts.

Hoy en día, el leotardo es el uniforme de baile más aceptado y común.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s